lunes, 16 de diciembre de 2013

#poema27




Me uno a la iniciativa de Toni Solano para inundar la red con los  versos de los poetas del 27 en el 86º aniversario de la creación de este grupo.  He utilizado la herramienta Fotobabble para ponerle voz (trémula y nocturna, para no molestar a los durmientes)  a un poema de Luis Cernuda, "Pregunta vieja, vieja respuesta", recogido en su poemario Desolación de la Quimera. La foto la hice la semana pasada, temprano, camino hacia el instituto. Es el río Eume con la niebla cortando el aire.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Magia potagia


Roca que observa a los aguillones desde la hermosa playa de Céltigos... o quizás sea la revés.  

     Nunca he pretendido hablar de política en este blog, así que no lo haré. En su lugar hablaré de algo parecido, la magia. ¡Ah! La magia, esa palabra tan polisémica y de pliegues y repliegues tan sugerentes. La magia nos envuelve en su manto de asombros. La magia del amor, la magia del fútbol, la magia del cine, la magia de la desnudez, la magia de la navidad, la magia de la primavera, la magia de una voz olvidada susurrando en nuestro oído después de tantos años, ... Pero, ¡ojo!, la magia, como la cara oculta de la luna, como el mordisco inesperado del cocodrilo en el pantano, como el humo en el monte, se despliega también en magia negra, en maleficio, en encantamiento destructivo. Que los dioses nos libren del inmenso poder de la maga Morgana, que los monstruos de la razón no se las tengan que ver con la voracidad lectora del sabio Frestón, ese tan grande enemigo nuestro.
   Hace ya tiempo que asistimos a un espectáculo de magia que no resulta deleitoso sino ciertamente inquietante, algo así como lo que sentía el narrador de Mario y el mago cuando observaba expectante el tira y afloja del siniestro Cipota.
   Observo en las imágenes el parloteo de esos hombres y mujeres que nos desgobiernan y pienso en qué cosa más bonita es la mentira bien dicha, la convincente, esa que decimos mirando a los ojos del enfermo terminal con el que hacemos planes para el invierno que viene, ya tan cercano en su decadencia de hojas muertas y cobrizas. A nuestros gobernantes  no debería encomendárseles la tarea de cuidar a un enfermo terminal. Carecen del encanto de la  magia en sus  mentiras. En seguida se les ve el doble fondo del vaso, el rabo de conejo debajo de la mesa, el mando a distancia levitando en el bolsillo, la bolita en el puño de la camisa, las cartas marcadas.
     No hay nada más  turbador que un mago incapaz. 

miércoles, 11 de diciembre de 2013

La lengua es el aire

     
Procedencia de la imagen
     En un lugar de la nube cuyo nombre no he retenido en mi cabeza hallé no hace mucho estas palabras atribuidas a ese gran cuentista llamado Gianni Rodari:
     "La lengua no es una materia separada de las demás que tenga límites bien precisos: aquí está la lengua y aquí está la geografía. Sin lengua no hay geografía, sin lengua no hay ciencia, sin la lengua no existe ninguna de aquellas que nosotros distinguimos, clasificamos y llamamos materias. No puedo hacer historia sin la lengua, no puedo hacer filosofía sin la lengua, no puedo hacer política sin la lengua, no puedo vivir sin la lengua. Nosotros estamos dentro de la lengua como el pez está dentro del agua, no como un nadador. El nadador puede tirarse en clavado y salir, pero el pez no, el pez tiene que estar adentro."
     La lengua es el aire. Pero es el aire que respiramos. Contaminado y sucio, unos pocos intentan preservarse de las partículas negativas y van por la vida con mascarilla, como esos chinos que cruzan presurosos las calles de Pekín con el temor constante de verse contagiados. Se encierran en sus casas como quien se encierra en un libro.
      La contaminación lingüística se cuela por todas las rendijas de lo cotidiano.
     Oigan sino el habla-rastrera de la tele-inmundicia.  Frente a ella, el registro vulgar propio de los estratos sociales más desfavorecidos de la sociedad es pura poesía. 
      Escuchen sino a los políticos que engordan con sus meteduras de pata  las carcajadas en las redes sociales. 
     Todo parece indicar que muchos  jóvenes han crecido a golpe de contaminación lingüística. Su universo está atrapado en una nube de palabras malsonantes y vacías como aletargada e impotente  se muestra la mariposa atraída hacia la tela de araña. 
      ¿Qué Protocolo de Kioto nos obligará a reducir las emisiones de significados contaminados?, ¿qué conciencia política  liberará a los significantes apresados  por el efecto invernadero?  
      Parece demostrado que a más contaminación, más pobreza; a  más temperatura, más desigualdad. Eso también vale para la lengua, porque la lengua es el aire. 



Te puede interesar también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...