viernes, 15 de julio de 2016

El ser humano es el único animal que utiliza el lenguaje para expandir el odio

Alberto Durero

El hombre es un animal que habla, decía el filósofo. Primero fue la palabra y luego el pensamiento. Ambos están íntimamente ligados. No es casual que en las sociedades más represivas se impida el acceso a la cultura, al pensamiento. O se desprecie vilmente. Los héroes de nuestro tiempo son personajes que no saben articular palabra pero que se sienten poseedores de una flota de riquezas materiales que podrían dar de comer a una nación. Mandatarios de nuestro país se expresan en un registro lingüístico coloquial pobre en formas como exhibirían, si hiciera falta,  un calcetín roto tras el zapato de marca, como muestra de campechanía para acercarse al pueblo llano, abotargado de consumismo salvaje y programas televisivos donde la idiotez y el vacío campan a sus anchas sin vallas ni rejas ni policía que impidan su entrada.Las redes sociales participan de esa vorágine que atrofia el pensamiento lúcido indicando qué noticias del mundo  deben convertirse en trending topic haciendo honor al significado del anglicismo: tema, tendencia, del momento, del momento presente. Solo eso. Mañana será otro.

Estos días  la tendencia es la muerte de un torero. La muerte de un hombre ejerciendo un oficio de riesgo frente a un animal que pesa alrededor de quinientos kilos y que debe morir para gloria del matador. Algunos creen que ese oficio es arte, espectáculo y desean su permanencia. Otros defienden que ese hombre y sus iguales son asesinos y desean su muerte.  Hay muchos oficios que conllevan sufrimiento y muerte: millones de personas trabajan en condiciones infrahumanas para grandes multinacionales (y no me pareció que el desplome del edificio Plaza Rana fuese trending topic el breve momento de su caída); armas de todo tipo están al alcance de cualquiera pero dudo que alguien se alegre de la muerte del heredero del imperio porque es probable que pocos se interesen por las familias que mueven el mundo a su antojo; miles, quizás millones de niños, no se sabrá, mueren en las minas de África para que el mundo civilizado pueda ser feliz en este engaño de espejos deformados. 

Pero a mí, que me pierde el lenguaje, de esa tendencia que mañana estará en el pozo del olvido lo que más me ha llamado la atención es el odio lingüístico que destilan los teclados de algunos defensores y detractores del toreo. Eso los aúna como aquellos extremos que se juntan. Parece ser que un maestro, jactándose de serlo, mostraba su desbordante alegría por la muerte del torero con expresiones como: "Nos mearemos en las coronas de flores que te pongan, cabrón". La respuesta viral llegó del supuesto ingenio de un humorista que deseaba que "en España existiera una ley para encerrar a los hijos no deseados de perras pestilentes". Era la llamada, el detonante para que se expandieran los "Dos minutos de Odio" (entenderán esto los que hayan leído 1984 de George Orwell, pelos como escarpias se me ponen cuando pienso en la literatura de ciencia ficción). A partir de ahí, las redes sociales se encharcaron de insultos y odio.


140 caracteres no dan para una argumentación sólida, pero sí para el sarcasmo y la ironía. Pero si practicas esas licencias inteligentes del lenguaje puedes acabar en la cárcel por apología del terrorismo. Lo que queda es el insulto, la palabra fácil, la respuesta sin cautela, el verbo irracional, el significante vacío.  Ese es el poder de los que, desde una sombra siniestra, manipulan el pensamiento y el lenguaje. Desde esa sombra alguien se felicita sin necesidad de articular una sola palabra.


No hay comentarios:

Te puede interesar también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...