Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Relatos de verano: "El paraguas"

¿Cuándo dejaría de llover? Ismael se acercó al expositor de paraguas y, tras dudar unos segundos, eligió uno azulón con nubecillas blancas. Resultaba llamativo, sí, pero los días eran tan grises que le pareció que un toque de color era fundamental para soportar el tedio de aquel descolorido verano. Lo ofreció al dependiente mirándolo fijamente y esperando su respuesta. Pero este susurró el precio sin levantar la mirada de la caja registradora. Ismael buscó en su cartera los veintidós con cincuenta y se entretuvo eligiendo las monedas para dar el importe justo. En el último momento pagó con un billete de cincuenta euros. Con la vuelta y el ticket en la mano ya no tenía mucho sentido permanecer allí. Salió a la calle y un vaho de aire caliente le abofeteó la cara. Era mediodía y un sol tórrido caía a plomo sobre los bancos de la plaza. Se sintió ridículo con el paraguas. Era cierto que la semana anterior había sido fría y borrascosa, impropia de agosto, pero el día había amanecido cál…

Entradas más recientes

La sirenita

La llovizna y la intangible suavidad de la censura

Cuando las malas compañías son los padres

El espíritu de las navidades presentes.

Tres tomas de conciencia para el Día Internacional Contra la Violencia de Género

Seis ideas fascinantes para que tus alumnos se encanten con la lectura

Tener más que decir

Wislawa, Andersen y la generación blandita

Agridulce sensación

El libro de texto como ingenio embrutecedor