Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Relato: "Sin habitación propia"

El hombre se transformó en recuerdo yel aire recuperó su aliento”.Lola Grecia terminó de escribir el verso en su libreta de anillas yllevó su mirada hacia el reloj de la cocina. Era ya la hora de calentar la sopa y de preparar los bocadillos. Todos los martes, al llegar del entrenamiento, sus hijosy su marido cenaban de bocadillo. La sopa era para ella, que prefería algo ligero. Guardó la libreta en un cajón y, con este acto mínimo y mecánico, la Lola Grecia de los versos se difuminaba entre el cucharón para el caldo y las cerillas, se perdía entre embutidos y panes procesados y desaparecía como si nada con el posado danzante del mantel sobre la mesa.Ahora solo existía, ojeras en ristre, la rapidez malhumorada de Marijose. La familia abrió la puerta del día invernal y una bocanada de sudor y hojas de eucalipto se coló por el pasillo y se quedó allí un buen rato confusa y desubicada.Marijose apuntó mentalmente “confusa y desubicada como hoja de eucalipto en el pasillo” mientras repar…

Entradas más recientes

El Amigo Invisible es una ratonera

¡No apartéis a las escritoras!

Relato de septiembre: Los girasoles.

El chantaje ritual de los exámenes

Relato de verano: "Guay"

Relatos de verano: "El paraguas"

La sirenita

La llovizna y la intangible suavidad de la censura

Cuando las malas compañías son los padres

El espíritu de las navidades presentes.