jueves, 10 de diciembre de 2009

CUENTO DE OTRA NAVIDAD

Ahora que se acerca el gran monstruo navideño disparando sus dardos de publicidad agresiva y engañosa, yo en mis clases, cual minúsculo David frente a un Goliat invencible (o mejor, cual Garbancito indefenso ante la vaca que se come la col), he decidido contraatacar ¡LEYENDO! y, con la esperanza de que un poso de inquietud que atisbo en algunos alumnos (sobre todo, alumnas) no se desvanezca, elijo un cuento triste del escritor ruso Antón Chejov, "Vanka". El relato empieza así:
Vanka Chukov, un muchacho de nueve años, a quien habían colocado hacía tres meses en casa del zapatero Alojin para que aprendiese el oficio, no se acostó la noche de Navidad. Cuando los amos y los oficiales se fueron, cerca de las doce, a la iglesia para asistir a la misa del Gallo, cogió del armario un frasco de tinta y un portaplumas con una pluma enrobinada, y, colocando ante él una hoja muy arrugada de papel, se dispuso a escribir. Antes de empezar dirigió a la puerta una mirada en la que se pintaba el temor de ser sorprendido, miró el icono oscuro del rincón y exhaló un largo suspiro. El papel se hallaba sobre un banco, ante el cual estaba él de rodillas.
«Querido abuelo Constantino Makarich -escribió-: Soy yo quien te escribe. Te felicito con motivo de las Navidades y le pido a Dios que te colme de venturas. No tengo papá ni mamá; sólo te tengo a ti...
leer más.
(Esta traducción la he bajado de Internet, pero a mí me gusta más la que hace Víctor Gallego Ballestero en Cuentos, Antón Chéjov, Alba Editorial, 2004, un libro que me regalaría si no lo tuviera).

1 comentario:

fattymorgana dijo...

pásate por mi blog que tengo un cuento de navidad escrito por mí, a ver qué te parece. Bss. Morgana

Te puede interesar también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...