domingo, 16 de febrero de 2014

Sobre incultura y letargo

Un ventana a la esperanza, aunque sea pequeña y no nos resguarde de la lluvia.
     Desde hace unos días circula por la red el vídeo de una concejala de Murcia en la que ésta arremete contra la defensa del aborto. Algunos nos hemos sentido indignados escuchándola y su imagen y sus palabras han sido tema de conversación en las redes sociales y en los programas de televisión. ¿Por qué esa indignación? Hay muchas personas que se oponen a la Ley del Aborto y que expresan su opinión argumentada sin que eso desate reacciones  que desembocan en descarada hilaridad  o en sentido enojo.
     Creo que la causa de tal conmoción es la profunda incultura de la concejala. 
    Si, sí, es cierto  que, o bien por inconsciencia o bien para conjurar la vergüenza que nos provocan ciertas situaciones, hemos cambiado las tornas y asumimos con humor las frecuentes meteduras de pata de nuestros políticos, aplaudimos a la  famosa tertuliana-princesa del pueblo-sin estudios- ahora escritora más vendida en nuestra patria de charanga y pandereta;  consagramos en muletilla de moda  el relaxing cup of cafe y, en el colmo de insensatez,  hemos hecho del Ecce Homo de Borja un icono de la Marca España.
     Pero volvamos a nuestra concejala y a sus balbuceos. Ella no lo sabe pero me está ofreciendo un material de gran valor didáctico para mis clases.
      Para empezar, es un documento excelente para explicar las variedades de la lengua en 1º de bachillerato. Un discurso espontáneo vale más que mil palabras del libro de texto.  Porque aunque, desde el punto de vista diatópico, distinguimos rasgos del  dialecto murciano, la expresión lingüística parece propia de aquellos hablantes que pertenecen a las capas peor escolarizadas de la sociedad, es decir, diastráticamente nos hallamos ante un nivel vulgar de la lengua: indecisiones vocálicas, relajación consonántica, dislocaciones sintácticas y un léxico elemental y pobre, entre otros rasgos, tal y como se aprecian en los ejemplos siguientes:  "na", "m'emborracho", "po me voy", "pue... en un... pue... en diverso congreso", La'Ido", "vamos, que medaigua, vamos pero que vamos", "alomejo en esos caso hubiera ganao...aunque yo estoy totalmente en contra","estamo preocupao que e mu preocupante",...
      Por otra parte, la cuestión que trae de cabeza a mis alumnos de 2º de bachillerato es la realización de un comentario  en el que se pide un análisis crítico de las ideas de un texto. Entre los criterios de corrección se tienen en cuenta especialmente los siguientes:
- La necesidad de emplear un léxico culto y evitar expresiones coloquiales, frases hechas y expresiones vacías. 
- Se tendrá en cuenta el uso de eufemismos, la posible manipulación de la información, la visión sesgada del tema.
- Se pide que se argumente con juicios coherentes la propia reflexión. Hay que abstenerse de manifestar juicios o ideas que no estén bien razonados. Siempre que sea posible se podrán contrastar las ideas del texto con la de otras personas autorizadas (“Argumento de autoridad") ¡De autoridad! 
     En estos momentos, mis alumnos están en condiciones de elaborar una argumentación razonada y bien expresada sobre la Ley del aborto. También están en condiciones de argumentar por qué la concejala no superaría la prueba del comentario crítico con su discurso...
     Pero más allá del aprovechamiento didáctico de las palabras de una concejala inculta, me gustaría hacer una reflexión. Entre sus repliegues oscuros,  la prosperidad económica que nos acompañó durante unos años,  ha visto germinar un modelo humano sustentado en dos pilares,que combinados, pueden resultar explosivos:  el dinero y la incultura.  Para un docente, este modelo es visible entre los diferentes perfiles que pueblan los espacios de un centro de enseñanza. ¿Qué le depara el futuro a esa porción de existencias que han crecido ajenas al mundo real, que han sido educadas en el premio inmediato, que no conocer más sentimiento de frustración que el berrinche apenas esbozado?, ¿qué transmitirán a sus hijos esos jóvenes a los que se les ha inoculado la idea de que la cultura y la formación intelectual es cosa de "pringaos"? Probablemente, en la mordaza social que nos están preparando, pasen a engrosar la la lista de descontentos que no saben porque lo están, de frustrados a los que manejar como marionetas, de ciudadanos que reproduzcan los desaciertos de sus padres en un mundo menos indulgente; o que, si son avispados, quizá ejerzan de concejales incultos que nos despiertan del letargo, no para exigir con firmeza que no nos representen, sino para subir a las redes sociales el jajaja que nos provocan.

Material didáctico:Además de la necesaria lectura de fragmentos de la Generación del 98, la visualización del vídeo: "Como no se debe hablar en público si no quieres avergonzar a tus abuelos o como se debe hablar si quieres ser #trending topic". 

2 comentarios:

Teresa L dijo...

Genial idea, utilizar este vídeo. Gracias por compartirla. Un saludo

Hortensia Lago dijo...

Sí, Teresa.Los políticos son una fuente inagotable de recursos didácticos aún por explorar. Un saludo.

Te puede interesar también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...